NAVES DEL ESPAÑOL 

 

 

  • El 15 de enero llega a las Naves del Español,  Tierra de nadie,  de Harold Pinter. Con Lluís Homar y José María Pou.
  • La obra, que se representa por primera vez en españa, se estrenó en el Teatro Nacional de Catalunya (TNC) el 27 de octubre, donde permanecerá hasta el 24 de noviembre. Después de Barcelona, la obra viajará a Madrid para subirse al escenario del Matadero.

 

Se enciende la luz. En el escenario, Hirst (José María Pou), traje elegante, caro, le ofrece una copa a Spooner (Lluís Homar), sandalias con calcetines, americana vieja. Hirst va borracho, camina haciendo eses. Se miran, hablan y Hirst acaba cayendo en la butaca. Es el principio de ‘Tierra de nadie‘, de Harold Pinter, una de las grandes obras del siglo XX y el viejo sueño de Pou, que hace 30 años que se quedó “aturdido” cuando la vio por primera vez en Nueva York.

Tierra de nadie‘ fue escrita en 1974, momento en que Pinter vivió una crisis existencial que le hizo repensar su camino como literato, y reflexiona sobre la necesidad de la poesía en el mundo actual.

A petición expresa del propio Harold Pinter, fallecido en 2008, el funeral de este hombre imprescindible del teatro contemporáneo empezó con la lectura de un fragmento de su obra maestra, Tierra de nadie:

 

FRAGMENTO TIERRA DE NADIE

“Podría incluso mostrarle mi álbum de fotografías. Podría incluso suceder que viera en él algún rostro que le recordara el suyo, lo que antes había sido. Podría ocurrir que viera rostros de otros, en la sombra, o mejillas de otros, dándose la vuelta, o mandíbulas, o nucas. U ojos, oscuros bajo sombreros, que podrían recordarle a otras personas que había conocido, que creía habían fallecido hace mucho tiempo. Pero de las cuales aún recibirá una mirada de reojo, si sabe enfrentarse al fantasma bueno. Acepte el amor del fantasma bueno. Ellos poseen toda aquella emoción… atrapada. Quítese el sombrero ante ellos. No le quepa la menor duda de que eso no los liberará, pero quién sabe… qué alivio… les dé quizás… quién sabe cómo pueden reanimarse… en sus cadenas, en sus jarrones de cristal. ¿Le parece cruel… apremiarlos cuando están sujetos, encarcelados? No… no. Profundamente, profundamente, desean responder a su tacto, a su mirada, y cuando usted sonríe, su alegría… es ilimitada. Y por eso le digo: tratemos a los muertos con la misma ternura con la que querríamos ser tratados, ahora mismo, en lo que describiríamos como nuestra vida.”

 

SINOPSIS

Dos antiguos amigos, que han olvidado todos los lazos que los unían antes de la Segunda Guerra Mundial, se reencuentran en una noche cargada de alcohol, la cual volverá a despertar las heridas de un pasado que necesita ser ordenado para no verse condenado eternamente a una esterilidad insalvable. En este personal descenso a los infiernos contemporáneos, Pinter nos ofrece una de las reflexiones más lúcidas que ha dado últimamente el teatro sobre la función necesaria de la poesía en un mundo devastado que ya no puede permitirse creer en relatos simplificadores.

Harold Pinter se adentra en el particular descenso a los infiernos contemporáneos que es Tierra de nadie acompañado de la mano silenciosa de su admirado T. S. Eliot.

 

NOTA DEL DIRECTOR

Tierra de nadie, territorio de la responsabilidad

La tierra de nadie es un terreno marcado por la ambigüedad. Una frontera
ambivalente entre dos frentes en guerra, donde caen las bombas de ambos
lados y donde es preciso detener el combate de mutuo acuerdo para identificar
y recoger los cadáveres de cada bando. Asimismo, la tierra de nadie es un
espacio de indefinición en el que las identidades se ponen en peligro al tiempo
que se construyen. Se trata, al fin y al cabo, del territorio de la responsabilidad.

Harold Pinter sitúa su obra maestra (él mismo pidió que se leyera un fragmento
durante su funeral) en el contexto de un encuentro nocturno en el Londres de
los años setenta, en el pub del Jack Straw’s Castle, al lado del parque de
Hampstead Heath. Un mundo de imposturas culturales dentro del imaginario
colectivo británico, significativamente furtivo y masculino, que sirve de punto de
partida para uno de los viajes ideológicos más fascinantes que ha dado el
teatro contemporáneo hacia la capacidad de vivir con fortaleza, una fortaleza
que solo puede alcanzarse desde la autenticidad respecto a uno mismo.

A partir de este primer nivel de imposturas, Pinter erige una extraordinaria
reflexión sobre la función del lenguaje en nuestra sociedad, entendiendo que la
principal función poética del lenguaje es ayudarnos a vivir el presente para
encontrar en él la autenticidad que nos permita cimentar de algún modo
nuestra existencia individual y colectiva.

Xavier Albertí

 

FICHA

Autor: Harold Pinter
Dirección: Xavier Albertí
Traducción: Joan Sellent
Escenografía: Lluc Castells
Vestuario: María Araujo
Iluminación: David Bofarull
Ayudante de dirección: Albert Arribas
Intérpretes: Lluís Homar, José María Pou, Ramon Pujol, David Selvas.

Producción
Teatre Nacional de Catalunya

Fechas y horarios: Del 15 de enero al 2 de febrero 2014
De martes a sábado, 20 h. Domingos, 19 h.  NAVES DEL ESPAÑOL – MATADERO

 


 

Vota este post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies