TESTOSTERONA – MIGUEL ÁNGEL SOLÁ en el Teatro Galileo

[highlight_red] •TEATRO GALILEO [/highlight_red]

 

Del 25 de OCTUBRE al 1 de FEBRERO de 2015 en el TEATRO GALILEO.

 

TESTOSTERONA es un desafío a doble o nada. Interpretada por Miguel Ángel Solá y Paula Cancio, dramaturgia de Sabina Berman y dirección de Fernando Bernués.

Fernando Bernués es miembro fundador de Tanttaka Teatroa, una compañía teatral de más de treinta años que recientemente ganó el Premio Max a la Mejor Empresa o Producción Privada de Artes Escénicas 2014.

 

SINOPSIS

En la oficina más alta de un rascacielos, el director de un periódico de gran influencia (¿el Reforma, El Mercurio, el New York Times, Le Monde, La Nación?) ha citado a uno de sus sub-directores para plantearle el método con que se decidirá su sucesión. Ella, Miky, competirá contra el otro subdirector, Beteta, y el Director, Antonio, elegirá al mejor en una semana.

Miky es una experta en sinergias de cooperación, es aguda, ha sido la alumna predilecta de Antonio desde la universidad, y también los une un amor platónico. Parece inevitable su elección, excepto porque le falta un elemento. Suficiente testosterona, la hormona asociada a la agresividad y el sexo. ¿Puede Miky elevar sus niveles de testosterona en una semana?

Una tormenta de nieve aísla en la oficina a Antonio y Miky, y para la mañana siguiente la conversación los ha convertido en otros.

 

FICHA

Dramaturgia: Sabina Berman
Dirección: Fernando Bernués
Reparto: Miguel Ángel Solá y Paula Cancio
Ayudante de dirección: Quique Quintanilla
Escenografía: Edi Naudo y Fernando Bernués
Audiovisual: David Bernués
Vestuario: Ana Turrillas
Iluminación: Xabier Lozano
Maquillaje y peluquería: Mauro Gastón
Producción: Saray Neila
Producción ejecutiva: Koro Etxeberria
Comunicación: Nico García
Dirección técnica: Edi Naudo
Diseño gráfico, fotografía y cartel: David Ruiz
Distribución: SEDA

Una coproducción de Tanttaka Teatroa y SEDA.

Fechas y Horarios: Del 25 de octubre al 1 de febrero de 2015
Miércoles a viernes 20:00 horas, sábados 19 y 21:30 horas, domingos 19:00 horas.
Desde el 17 de diciembre los miércoles, jueves y viernes pasan a las 20:30 horas.
Los días 27, 28 y 31 de diciembre de 2014 y 1 de enero de 2015 no hay función.  TEATRO GALILEO

Twitter: TestosteronaTr

 

 



Button Button Button

TESTOSTERONA – MIGUEL ÁNGEL SOLÁ en el Teatro Galileo
Vota este post

Te puede interesar

5 Comments

  1. peter dice:

    Elvira S. Gallo
    Madrid ·
    Anoche fuí a ver “Testosterona” en la sala Galileo. Maravilloso Miguel Ángel Solá, enorme Paula Cancio en su estreno teatral (valiente y brillante). Muy recomendado, sin pasión de madre!

  2. Juan Ramón dice:

    TESTOSTERONA (DOBLE O NADA PARA TODOS)
    POR JUAN RAMÓN LÓPEZ
    Salgo del teatro respirando teatro. Viento, llovizna, un leve escalofrío y la necesidad de un refugio para que las sensaciones sean presa de mi boli y de mi agenda. Me acodo en la barra de un bar, hago mi pedido y anoto: “inteligencia actoral que reproduce a raudales Miguel Ángel Solá en sus interpretaciones, con esa carga de sensibilidad única y profunda, de la que eleva y sobrecoge” (eso es de Francisco Rodríguez Alonso hablando del actor). Sí. “Pero esta vez, al todo Solá, se le suma “ella” -virgen de teatro hasta hoy-, Paula Cancio, “tan intensa -en todos los sentidos- actriz, como para mostrar a esa hembra herida capaz de hundir al hombre en la más desesperada zona del querer” -añado yo-, volviendo mentalmente a esa sala tan bonita como desangelada que es la Galileo, mantenida -por tradición- en estado de coma.
    Retomo: “Testosterona” -hormona también-, es una obra teatral como pocas hay en el aquí y ahora del teatro. Sinuosa, sólida, viva -sin eufemismos, complejos, ni medias tintas-, promete y cumple con creces la tarea de hacernos trepar hasta la planta alta del dolor y el desengaño. Y es una trampa con queso y ratón incluido, acidulando el necesario adiós que se pronuncia así: destiempo. Teatro “del de antes” -con comienzo, desarrollo y final-, que te permite pensar y sentir y presentir, aunque la intuición quede agotada de tanto querer saber antes lo que sabrá después. Ignoro en qué cielo andaría Sabina Berman cuando se le cruzó este zepelín de inspiración que aterrizó en Madrid, y, que, espero -tras una larga y exitosa estancia en la capital-, llegue a toda España.
    > Pienso, y luego admito: En “Testosterona” sólo se trata de vivir como se puede, muy pocas veces como se quiere, ¿Dos que se ama a pesar de todo? Dos, eso sí, que se complementan para lograr un hijo -no de carne y huesos y sangre, no con los ojos de uno y la tez y el cabello del otro, no-, sino su único hijo posible: el que no fue.
    > Sigo: “menos es más”, dice la autora; y lo practican con denuedo quienes plantean la verdad de “Testosterona”. Obra sin pelos en la lengua que te atornilla a la platea con tu absoluto consentimiento. Y que te ofrece, como las mejores, el poder ser alternativamente, “uno” u “otra” (magistral dirección de Bernués en ese sentido), para que, desde cada punto de vista único y rotundo, logremos desencadenar el propio soliloquio interno. De estructura impecable, rigor en crecientes y decrecientes, en presencias y ausencias y en sonoridades que se acoplan como en concierto, siempre a flor de piel, utilizando lo conceptual como las migas de pan de Hansel y Grettel, pero sin enterrarse en ese tipo de miseria que deje a la vista los gusanos que oradan la implacable belleza de sus dos protagonistas, que, aún abatidos, se yerguen sobre sus pies y acarician con sus manos. Eso es “Testosterona”.
    “Testosterona” cuenta la historia del desencuentro y de la ambición y de ese dedo que elige para poder seguir siendo dedo en mano de otro -de otra en este caso-; haciéndonos repudiar más y querer más al mundillo que damos vida los periodistas de vocación y paga. Fábula de lo real; síntesis virtual de un mundo mal trazado, mal vivido, mal querido, mal oído, que se hace carne en nuestro periodismo de cada día, cada vez más poblado de fantasmas y de corazones deshabitados del juego, que, sin reglas, no es juego agradable y sirve solamente para someterse ante un poder enfermo de obesidad mórbida, decidido a huir hacia un futuro que resuelva lo que ni ayer ni hoy hemos sido capaces.
    “Testosterona” nos espeja, exige, obliga, impone, ante el sillón que quedará vacante. Cosas de todos los días, pero que no se ven así de claras por la noche, antes del examen de conciencia.
    Quizás: “Para sobrevivir en este podrido mundo tal cual es”, podría haberse llamado esta obra teatral, intensa e inteligente, concebida por Berman-Bernués-Solá-Cancio. Pero se llamó “Testosterona”, porque quien la escribió sabe de síntesis, bien por vida propia, bien por imaginación aplicada; y tanto sabe cómo tan bien escribe.
    Agrego: es tan veraz lo dicho y hecho en “Testosterona”, que este espectador con ínfulas de escriba que soy admira que el cambio permanente sea el sino de esto que eligió contarnos con la complicidad de los otros tres nombrados, esta gran autora mejicana. El formato es el de “una de amor”, pero diferente e imprevisible. ¿A quién no le ha pasado alguna vez eso de imaginar el desierto despacho del último piso de un periódico de una gran capital -ese piso en el que se decide quién vive y quién muere-, cuando todo ya pasó, como la misma noticia, cualquiera sea?
    Berman, Bernués, Solá y Cancio, respiran a un tiempo en tonalidades complementarias. Los cuatro son la obra teatral. Los cuatro merecen mucho. Por hacer entender con el ejemplo el valor de ser expertos en sinergias horizontales, como lo es Miky, esa pequeña devora vidas de esta obra.
    Es el debut teatral de Paula Cancio. Alguien deberá abrir las puertas para que este hermoso y vital ejemplar galope a sus anchas siempre y patee el aire a gusto y placer y coma de la mejor hierba. Ojalá así sea. Gracias, Paula.
    > Frente a ella, “el Cassius Clay de los actores de habla hispana” -como lo rebautizara un gran crítico nuestro de teatro ya fallecido-, que va “provocándola” con sus zarpazos y su bailoteo incansable e impredecible, recordándole que también él está allí. Gracias, señor Solá.
    Consumada y consumida mi segunda caña, me digo a mí mismo: soy crítico de cine. ¿Qué hago escribiendo sobre teatro? Ocurre que Testosterona es el mejor cine hecho teatro.
    Ahora sí. A los que me leéis: os es familiar mi falta de síntesis, no os pienso pedir disculpas, “Testosterona” vale este tiempo y mucho más. Pero no he de cometer el error de añadir en negrita y subrayado: ¡Id a verla, conciudadanos!, porque ya se sabe cómo las gasta mi tribu desde que hice público que, aunque creyente, me gusta vivir el arte de las cosas más “raras”, no el de las más “católicas”, que para ello dispongo de otro tiempo.
    “Testosterona”. Sala Galileo (C/Galileo 39, haciendo esquina con c/Fernando el Católico) Madrid. Difícil de encontrar: paredones de ladrillo que se unen en la confluencia de ambas calles; sin señal alguna que ofrezca el arte que en ella se respira. Cosas de Dios, en definitiva, y de cómo reparte los dientes.
    De Albacete al Foro hay 250 km, algo más de dos horas en coche y algo menos de dos en tren… La distancia que recorramos o el tiempo que empleemos es lo de menos para ver esta magnífica obra. Arte sobre las tablas que mezcla la belleza, el talento y la juventud de Paula Cancio, con la grandeza y experiencia del maestro Solá. Pareja de lujo en la escena y en la vida real, que engrandece el teatro con sus interpretaciones. Les ánimo a que recorran esa distancia con ilusión hacia los efectos virilizantes y anabólicos de una obra que -bajo el título de la hormona sexual principal masculina, la testosterona- es tan esencial para la salud y el bienestar como para la prevención de la osteoporosis teatral

  3. Javier Risueño dice:

    Que bonito comentario de la obra de Solá. Me suscribo en todo. De principio a fin. Lleno de pasión y lucidez, una ambigüedad perfecta para trasladarlo a papel. Cuando ves algo tan diferente y sorprendente en teatro. Un gran texto, grandes interpretaciones y creo que una dirección extraordinaria de Bernúes que ejemplifica y pone en escena ese duelo eterno de poder entre la testosterona masculina y la neurona femenina. La abigarrada hormona virilizante masculina contra la sibilina inteligencia femenina. Siempre ganan y ganaran ellas. La puesta en escena genial. Sencilla pero evocadora, por momentos me traslade al despacho de El Manantial y ese eterno cuarto poder. Duelo a doble o nada. Donde Solá es el zorro viejo prendado de la belleza y la inteligencia batalladora de Paula Cancio. A la que, si Dios quiere y la dejan, llegara lejos en esto del teatro y quien sabe… Hasta el infinito y más allá. Desde luego, empieza con buen pie. Y con un buen maestro del que aprender. Vayan a verla. No se arrepentirán. La crítica del señor López, la describe y la disecciona a la perfección. Que la disfruten! Y si es pasión de quien ama el teatro.

  4. Dario Bermudes dice:

    Tremendo! Bárbaro! Ese dios teatral que es Solá y esa hembra terrenal que tiene el valor y la bravura de enfrentarse a ese monstruo de la interpretación que es el maestro argentino. Lo hace en la platea, defendiendo su personaje y citando y provocando al maestro con su belleza provocativa, inocente, tímida, fuerte y defensora de valores y principios. Un texto de Sabina que reivindica la persecución del poder cueste lo que cueste y una historia de amor platónico convertida en un juego de seducción. Bárbaro Solá siempre! Me gustó y sorprendió la joven promesa Paula, bella y con carácter, buena dicción y no se arruga en escena ante el más grande pibe del teatro de allá y acá que pario madre. Doble o nada para todos. Una función para no perderse. Mi felicitación para el comentario de Juan Ramón. Lo clavó.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete a MET

Suscríbete a MET

Toda la actualidad teatral y la cartelera de Madrid. Además, te invitamos todas las semanas al teatro