• Al Teatro le cierran puertas, pero ellos abren ventanas.  El arte de resistir. El reto de reinventarse.  EL TEATRO DEL BARRIO

Blanca Portillo decía en un debate en el que se hablaba sobre el presente y el futuro del Teatro lo siguiente:

“Los paises desaparecen , los politicos desaparecen. Lo que permanece en el tiempo es la cultura. Lo que somos, lo que nos identifica, lo que nos hace crecer, lo que nos hace pensar, lo que nos hace distinguir y tener criterio. Lo que nos hace ser sensibles a la belleza. Son millones de cosas que parece que no son importantes y lo que nos estan enviando es un mensaje que parece que la cultura tenga que ser: ‘busquemos más dinero’. Creo que la crisis ha sido la excusa perfecta para cargarse un montón de cosas que son muy intangibles, pero son preciosas… son valiosisimas”

Y de la unión de las palabras TEATRO Y POLÍTICA precisamente, nace un nuevo proyecto. Un proyecto NO subvencionado. La sala alternativa TRIÁNGULO ha dado paso a EL TEATRO DEL BARRIO. Un proyecto que nace con la vocación de saber qué está pasando y con la intención de ser una asamblea permanente mediante el teatro, la poesía, el baile, los talleres y la Universidad del Barrio.

 

CÓMO SURGE

Alberto San Juan (el impulsor del proyecto) contaba que el director de la Sala Triángulo le ofreció la sala, y que rápidamente aceptó por la necesidad de querer implicarse.  «El Teatro del Barrio quiere sumarse al movimiento social que intenta abrir brechas en el muro de la ignorancia, el miedo y la apatía, un muro que ha sido laboriosamente construido. La realidad se puede transformar».

Detrás de este proyecto están el citado Alberto San Juan, los arquitectos Paloma Domínguez e Iñaki Alonso, los economistas  Gerardo Domínguez y Mario Sánchez Herrero. La coordinadora de la Plataforma por un nuevo modelo energético: Cote Romero. El abogado Jacinto Morano y la actriz Vanesa Espín.

La programación teatral estará marcada por el humor político y musical. Por el compromiso y por querer contar todo lo que no se ve de la realidad. Porque como ellos dicen  “no hay entretenimiento más apasionante que la realidad”.

Pero además habrá sitio para la música, la poesia, los niños y unos cursos que pretenden dar un paso más. El de FORMAR. Crear otra cultura política. La Universidad convocará a profesores, investigadores o personas conocedoras por su propia experiencia de aspectos de la realidad cuyo conocimiento resulte útil para la transformación política. Pretende contribuir a desvelar el funcionamiento del poder a lo largo de nuestra historia (centrándose en el periodo que va desde la Segunda República hasta hoy) y rescatar la memoria de la lucha ciudadana contra ese poder, es decir, la lucha por la democracia, las profundas raíces de los movimientos que hoy sacuden el sistema.

El Teatro del Barrio pone en valor dos herramientas muy poderosas en manos de la ciudadanía: la cultura como instrumento de transformación social y el consumo responsable que hace que el ciudadano informado apueste por unos proyectos con sentido.

 

UNIVERSIDAD DEL BARRIO

“No hay cosa más idiota que esas exposiciones tipo: la España de Felipe II. ¿Dónde está la gente en esas exposiciones? Es una estupidez eso de que la historia de un país se presente siempre como la historia de los que mandaban. Nosotros queremos contar la historia de la gente, narrarla desde otra perspectiva”.

Quien habla así es el profesor Juan Carlos Monedero, que, junto con Ariel Jerez, Noelia Adánez, Pablo Sánchez León y Emilio Silva, organizará la Universidad del Barrio, nacida en el marco del Teatro del Barrio. Su meta: contar la historia no escrita de España. Así lo explica Monedero: “Vamos a contar la historia escondida de España y desmontar muchos mitos. Por ejemplo, el de las dos Españas. Es mentira. Aquí ha habido una España mayoritaria, débil, y otra minoritaria, fuerte. Y qué curioso que en esta minoritaria siempre estuvieran la Monarquía, la Iglesia, la banca y el Ejército, esa alianza detrás de todos los retrocesos. Como siempre han vencido, han contado el relato como si hubiera habido dos Españas, y no es así. Probablemente solo son, como mucho, el 10%. El resto representa el 90%”.

“Queremos conocer y no tenemos dónde. Los sitios tradicionales del saber no responden a las exigencias. ¿Por qué no llevamos la universidad a la calle? En lugar de dar clases en la Puerta del Sol, por qué no hacerla más permanente. Reflexiones más al hilo de la gente que quiere saber. En lugar de estar sometido al albur de que haya un espacio público, lo construimos nosotros. Hay un equipo donde está Ariel Jerez, Noelia Fernández, Pablo Sánchez León, Emilio Silva y yo, que somos los encargados de impulsar los primeros contenidos de esta universidad. Es una historia no escrita de España”.

 

Toda la información puede verse en su página web  teatrodelbarrio , de donde rescato unas emocionantes palabras cargadas de razón:

“¿Por qué la fiesta? El sistema nos golpea con miseria, fealdad, depresión. Queremos responder con belleza, con alegría. Una revolución sin sentido del humor seguramente esta condenada a traicionarse a sí misma, y en cualquier caso, es un coñazo. La fase de desarrollo actual del capitalismo, llamada crisis (como se podría llamar guerra contra el ser humano), esta expulsando miles y miles de personas fuera del sistema, arrojándolos al vacío. Existe la posibilidad de encontrarnos en el vacío unos con otros, después de tanto tiempo, decidir juntos al fin como queremos vivir y hacer una fiesta para celebrar que ya hemos empezado.”

A partir del 1 de diciembre.  Y el 4 se estrena Alberto San Juan con una obra de largo recorrido que acaba de finalizar con gran éxito en el Teatro Alfil.  “Autorretrato de un joven capitalista español

Facebook: tuteatrodelbarrio

 


 

Nace EL TEATRO DEL BARRIO
3 60% 1 vote

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies