TEATRO VALLE-INCLÁN

 

Centro Dramático Nacional y Barco Pirata Producciones
presentan

LA COCINA

de Arnold Wesker
Versión y dirección: Sergio Peris-Mencheta

Del 18 de noviembre al 30 de diciembre

“De la Cocina entran y salen personajes, y florecen un sinfín de momentitos. Momentitos cotidianos más o menos trascendentes que nos acercan al juego de la vida en el Londres del 53”

 

El 18 de noviembre se estrena en el Teatro Valle-Inclán LA COCINA de Arnold Wesker. La obra retrata la lucha del hombre contra la sociedad que le oprime.

26 actores bajo la dirección de Sergio Peris-Mencheta (‘La puerta de al lado, ‘Continuidad de los parques‘, ‘Un trozo invisible de este mundo‘, ‘Incrementum‘ y ‘Tempestad‘) y con coreografía de Chevi Muraday.

 

35 únicas funciones para una obra que solo se podrá ver en Madrid, ya que no saldrá de gira debido a su extenso reparto. Se podrá ver del 18 de noviembre al 30 de diciembre en el Teatro Valle-Inclán.

 

LA COCINA está ambientada en la cocina del restaurante Marango’s de Londres en el año 1953. Se desarrolla a lo largo de un día de trabajo, mientras el personal atiende los servicios de comida y cena. No hay una trama, no existe una historia que se desarrolle en el sentido convencional. A lo largo del día conocemos las vidas de los personajes.

 

Sergio Peris-Mencheta situa la obra en una fecha concreta: el 8 de agosto de 1953. Ese día se firmó el acuerdo de la condonación de parte la deuda alemana contraída en el periodo de entreguerras.

 

Curt Allen Wilmer es el encargado de la puesta en escena. “La idea de partida fue la articulación del público a cuatro bandas, es decir, cubriendo 360º. El ámbito de la cocina se ubica así en el epicentro del espectáculo, el público rodea la escenografía de manera inversiva y se genera una energía que busca “atrapar” al espectador en el enjambre de personajes.” 

 

Sergio Peris-Mencheta explica que “Durante el primer acto hay 12 minutos en los que no paran de entrar y salir camareros, los cocineros gritan, entran y salen platos. Es un follón de tal calibre que ni un plano general  serviría para poder ver la totalidad. Esos 12 minutos están provocados con toda intención  para que cada espectador elija su propia aventura, elija en qué fijarse. Parece un follón, pero es una coreografía muy ensayada“.

 

La Cocina (The Kitchen) de Arnold Wesker (1957) y se estrenó en el Royal Court en 1959 y desde entonces se ha llevado a cabo en más de 30 países. Estrenada en España en 1973 en el Teatro Goya de Madrid en una producción de Miguel Narros.

Arnold Wesker es considerado uno de los mejores dramaturgos del siglo XX. Nació en Londres en 1932 y falleció en el mes de abril de este mismo año. Autor de 42 obras de teatro, también escribió ensayos, novelas, poesías y guiones para televisión.

Arnold Wesker perteneció al movimiento literario llamado Angry Young Men  (jóvenes airados). Este grupo de escritores y dramaturgos británicos desarrolló su actividad en los años 50 y manifestó su descontento social y su rechazo a la hipocresía de las clases medias y altas de su país. Tenían en común provenir de familias obreras de pocos recursos y, salvo alguna excepción, no llegaron a tener estudios universitarios.

 

“El mundo pudo haber sido un escenario para Shakespeare; para mí es una cocina: donde los hombres van y vienen y no pueden quedarse el tiempo suficiente para comprenderse, y donde las amistades, amores y enemistades se olvidan tan pronto como se realizan.” A. Wesker

SINOPSIS

A las siete de la mañana los trabajadores de la cocina de un gran restaurante van llegando a su puesto de trabajo. Con el primer café hablan distendidamente de sus vidas y mencionan la pelea que la noche anterior tuvieron Peter y Gaston.

Comienzan los preparativos de las comidas. El trabajo va subiendo de intensidad. En la cocina se mezclan las conversaciones personales con las propias del trabajo. El trato entre los trabajadores va perdiendo el tono amable del comienzo para ser cada vez más bronco y desagradable. A mitad de la mañana se incorpora un nuevo cocinero, un irlandés llamado Kevin. Los clientes empiezan a llegar y las comandas se agolpan en la cocina. El ritmo es ahora frenético. No hay tiempo para las cuestiones personales, sin embargo, Peter intenta hablar con Monique. Peter cree que no pueden seguir así, que ella debe abandonar a su marido. Monique le esquiva. Kevin se asombra del ritmo de trabajo, le parece que no durará ni un día es esta cocina. Marango, el dueño del restaurante, les recuerda que es de los lugares en que mejor se paga. Acaba el servicio de comidas y todos pueden relajarse. Vuelven a retomar conversaciones personales. Hablan de los sueños que tiene cada uno, escuchan música, bailan. Peter regala a Monique un collar. Ella no lo acepta. Tienen una discusión. Ella le dice que piensa irse con su marido a París.

Comienza el turno de tarde. El ritmo vuelve a subir. Se repite la locura del servicio, las prisas, los nervios, las comandas, los ingredientes que faltan… Entra un vagabundo en la cocina, un veterano de la Primera Guerra Mundial que pide comida. Le dan dos chuletas.

Cynthia, una de las camareras se desmaya en pleno servido. Tiene que llamar a una ambulancia. Las compañeras saben que es porque está embarazada. El trabajo debe seguir.

Peter se encuentra muy alterado después de la conversación con Monique. Un pequeño incidente le hace perder los nervios, se arma con un cuchillo y corta las tuberías del gas. Los hornos se apagan. El ruido de la cocina, que asemejaba a una maquinaria en marcha, se detiene. Marango, el dueño, no entiende cómo le boicotean de esta manera siendo uno de los restaurantes que mejor paga a sus empleados.

 

LA COCINA en el Teatro Valle-Inclán

LA COCINA ©marcosGpunto

 

NOTA DEL DIRECTOR

El Londres de los años 50, en plena posguerra, es el marco elegido por Wesker para bocetar una metáfora del mundo en que vivimos, mezclando nacionalidades, razas y culturas diversas, y obligándoles a colaborar y a convivir –y sobrevivir– en torno al epicentro creativo de un restaurante de 1 000 comensales diarios, donde trabajan y se deshumanizan día a día. Pero no es la deshumanización de los personajes lo que me interesa, sino precisamente el latido, los sueños y los anhelos que aún habitan en ellos.

Un elenco heterogéneo formado por veintiséis intérpretes, representando a las diecisiete comunidades autónomas, llenará de palabras en distintas lenguas, de acentos, de gestos, de baile, de música, y sangre, sudor y lágrimas un espacio concebido en 360 grados, en el que la imaginación, la magia, y el trabajo con los sentidos envolverá al espectador durante poco más de dos horas.

Sergio Peris-Mencheta

 

FICHA

Autor: Arnold Wesker
Versión y dirección: Sergio Peris-Mencheta
Escenografía: Curt Allen Wilmer
Vestuario: Elda Noriega
Iluminación: Valentín Álvarez
Movimiento escénico: Chevi Muraday
Espacio sonoro: Pablo Martín-Jones

Reparto: Silvia Abascal, Roberto Álvarez, Fátima Baeza, Aitor Beltrán, Almudena Cid, Víctor Duplá, Patxi Freytez, Javivi Gil, José Gimeno, Ricardo Gómez, Pepe Lorente, Óscar Martínez, Natalia Mateo, Xabier Murúa, Berta Ojea, Diana Palazón, Ignacio Rengel, Xenia Reguant, Nacho Rubio, Alejo Sauras, Marta Solaz, Romans Suárez-Pazos, Mario Tardón, Javier Tolosa, Carmen del Valle, Luis Zahera

Producción: Centro Dramático Nacional y Barco Pirata Producciones

Fechas y horarios: Del 18 de noviembre al 30 de diciembre
de martes a sábado 20:30 horas y domingo 19:30 horas en el TEATRO VALLE-INCLÁN

Encuentro con el público el 15 de diciembre al finalizar la función

Cuaderno de bitácora de Sergio Peris-Mencheta

Escena 360: La cocina, el mayor proyecto transmedia teatral hasta la fecha en España. RTVE

La gran cocina del mundo – El País

 

COMPRAR ENTRADAS

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR