FURIOSA ESCANDINAVIA Y LOS SUEÑOS

Antonio Rojano

 

Hoy más que nunca creo en los sueños. En aquellos que se hacen realidad y, también, en aquellos que mueren, los que son abandonados nada más abrir los ojos y despertar. Cuando escribí Furiosa Escandinavia, al igual que escogí el recorrido de sus personajes, imaginé un camino para sus palabras. Las paradas del viaje han llevado a este texto a un tiempo de silencio y reposo, también, más tarde, a conseguir el Premio Lope de Vega de Teatro y, ahora, en esta última estación, a culminar su travesía sobre las tablas del Teatro Español.

Elias Canetti me recuerda que “las cosas que hemos olvidado nos gritan pidiendo ayuda a través de nuestros sueños”. Sea esta cita, además, la brújula que oriente el trayecto del espectador de Furiosa Escandinavia, una obra que se articula como un íntimo homenaje al (des)amor, al viaje como metáfora de nuestras emociones, a la memoria y sus olvidos. Porque de algún modo, los mecanismos de la ficción son los mismos que los del recuerdo. Habitamos ficciones en nuestros hogares, convivimos con los fantasmas de nuestro pasado y aún sentimos dolor en alguna parte por aquello que perdimos. Porque contar las paradas de un mapa ferroviario y descubrir la distancia que nos separa de la persona amada ―como escribía Proust― también nos hace revivir la experiencia del amor y sus sinsabores.

“No hay que llegar a Escandinavia para estar en Escandinavia”, afirma Víctor Velasco, que con su puesta en escena ha tratado de potenciar el viaje interno de unos personajes dispuestos a alcanzar Noruega. Un lejano norte que aquí, más que nunca, se muestra como un espacio simbólico para los corazones helados. Lo extranjero, lo exótico, residirá en la palabra, en la forma, en el lenguaje, pero toda la propuesta escénica de esta obra está pensada desde la mayor cercanía para su público. Un mundo cerrado, un apartamento, que contiene el mundo y sus posibilidades. También, sus heridas. Un alegato por la imaginación. Algo así debe ser el teatro, ¿verdad? Pero en Furiosa Escandinavia, además, el teatro será ese lugar en el que nuestros sueños se enfrenten a nuestros olvidos.

Antonio Rojano

FURIOSA ESCANDINAVIA se estrena en el Teatro Español el  9 de marzo

 

 

Antonio Rojano

Antonio Rojano

Dramaturgo, 1982

Con apenas 22 años, tras una beca de creación en la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores, escribió Sueños de arena, texto galardonado con el Premio Nacional de Teatro “Calderón de la Barca” 2005.

Ha recibido, además, el Premio Lope de Vega de Teatro (2016), el Premio Caja-España (2009), el Premio Marqués de Bradomín (2006), ha sido finalista del Premio Nacional de Literatura Dramática y candidato al Premio MAX a Mejor Autoría (2016), entre otros reconocimientos.

Es autor de una quincena de textos teatrales, entre los que destacan los montajes de: La decadencia en Varsovia (CAT, Sevilla, 2007); Fair Play (Sala Cuarta Pared, Madrid, 2011); Ascensión y caída de Mónica Seles (La Casa de la Portera, Madrid, 2014); La ciudad oscura (CDN, Madrid, 2015); DioS K, basada en la novela “Karnaval” (Teatro Español, Madrid, 2016); y Furiosa Escandinavia (Teatro Español, Madrid, 2017).

Furiosa Escandinavia recibió una beca para su escritura de la Fundación BBVA: “Ayudas a Investigadores, Innovadores y Creadores Culturales” en su convocatoria de 2014. En diciembre de 2016, el texto teatral fue galardonado con el Premio Lope de Vega de Teatro.

FURIOSA ESCANDINAVIA Y LOS SUEÑOS por Antonio Rojano
5 100% 1 vote

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies