CÁSCARAS VACÍAS

 

Centro Dramático Nacional y LAZONA
presentan

CÁSCARAS VACÍAS

Texto y dirección Magda Labarga y Laila Ripoll

Del 13 de octubre al 12 noviembre de 2017 en el Teatro María Guerrero

 

CÁSCARAS VACÍAS regresa al Teatro María Guerrero. El texto de Magda Labarga y Laila Ripoll se podrá ver en la Sala de la Princesa del 13 de octubre al 12 noviembre de 2017.

 

El holocausto de los judíos en la Segunda Guerra Mundial es uno de los episodios más negros de la historia de la Humanidad. Igual de atroz, igual de terrible pero menos conocidos es la esterilización y exterminio de personas con discapacidad funcional que el régimen nazi llevó a cabo. CÁSCARAS VACÍAS trae a los escenarios este brutal capítulo de la historia reciente.


 

Cáscaras vacías es una red de historias tejidas con testimonios de la “Operación T4” nazi. La “Operación T4” es el nombre en código que los nazis dieron a su programa de eutanasia destinado a eliminar a personas con alguna discapacidad, a quienes consideraban “vidas indignas de ser vividas”, “cáscaras vacías”, y cuyas primeras víctimas fueron niños. El castillo de Hartheim fue uno de los lugares donde esta operación se llevó a cabo.

Seis personas nos hablan de sus vidas. Seis personas que habrían sido asesinadas en el castillo de Hartheim nos hablan de él. Seis intérpretes con alguna discapacidad elaboran un discurso teatral sobre la diferencia, lo raro, lo útil o inútil de las vidas de cada quien.

Este proyecto es resultado de cuatro años de trabajo en el festival Una mirada diferente.

 

SINOPSIS

Austria, Castillo de Hartheim, alrededor de 1940. Hans, Lotte, Paul, Agnes, Heyde y Roland se encuentran en una sala parecida a un baño. Antes de que se realice la desinfección los seis recuerdan, hablan, cantan y bailan. Nos dicen quiénes son y por qué están ahí.

Los personajes van a contar su historia en los momentos previos a su muerte. Y para contar la historia han utilizado el lenguaje del Cabaré.

 

NOTA DE DIRECCIÓN

Alemania, 1939. Hitler declara la guerra. Al mismo tiempo, autoriza la eliminación de quienes para los nazis son vainas huecas, vidas indignas de ser vividas, cáscaras vacías. Así llaman a las personas con alguna discapacidad. En los años previos han estado haciendo una labor de propaganda cargada de argumentos económicos. Las personas con capacidades diversas no solo son malas hierbas que hay que arrancar para que el pueblo alemán sea saludable y productivo, sino que además son una carga de la que es preciso deshacerse porque cuestan mucho dinero. La ciencia puntera de la época les provee de discurso teórico: la eugenesia está de moda. Quien no es capaz de alimentarse, de procurar su sustento, debe morir. Es una “ley natural”. Es así como surge la Aktion T4, el programa secreto de asesinato de personas con alguna discapacidad, cuya ejecución supuso además el entrenamiento del personal y la puesta a punto de procedimientos que se usarían después en los campos de exterminio. Fueron las primeras víctimas, desamparadas a causa de su pobreza o del abandono familiar. Y en la mayoría de los casos plenamente conscientes de su destino.

Entre 1939 y 1945 científicos, médicos, enfermeras, cuidadores, mataron a más de 200.000 personas aplicando lo que llamaron eutanasia a quienes calificaban no aptos para la comunidad. Apenas se ha hablado, o se ha hablado poco, de estas víctimas. Como si su sufrimiento y su muerte no contara o importase menos. Con ellas se experimentó, sus cadáveres se dibujaron en atlas de anatomía y sus cerebros formaron parte de “colecciones científicas” de respetados institutos. Médicos responsables de su asesinato siguieron ejerciendo, enseñando y recibiendo honores y reconocimiento…   

El castillo de Hartheim, el lugar donde transcurren los hechos que se narran en Cáscaras vacías, fue uno de los seis establecimientos donde se realizaron estas matanzas a manos de personal sanitario tanto como de personal militar. Unos de los aspectos más terribles de esta terrible historia es que quienes cometieron estos asesinatos fueron científicos, hombres y mujeres educados, personas de su tiempo envueltas en la indiferencia de una sociedad anestesiada por la burocracia y la propaganda. Una sociedad preocupada por la salud, la excelencia y la productividad, extraordinariamente parecida a la nuestra.

Pero esta información, con toda su dureza, no significa nada si no podemos imaginar e intentar ponernos en el lugar de las víctimas o, al menos, mirarlas a la cara. Eso hemos querido. Acercarnos. Acercarnos hasta ver sus rostros, escuchar sus voces, sentir sus presencias. Y contar sus historias.

Laila Ripoll y Magda Labarga

 

CÁSCARAS VACÍAS en el Teatro María Guerrero

CÁSCARAS VACÍAS ©MarcosGpunto

 

FICHA

Texto y dirección Magda Labarga y Laila Ripoll
Escenografía José Luis Raymond
Iluminación Juanjo Llorens
Vestuario Almudena Rodríguez Huertas
Vídeo Emilio Valenzuela
Coreografía David Blanco
Composición musical Sonia Megías
Ilustraciones Raúl Aguirre
Diseño cartel BYG / Isidro Ferrer
Fotos MarcosGpunto
Reparto Natalia Abascal, Raúl Aguirre, David Blanco, Patty Bonet, Ángela Ibáñez y Jesús Vidal.

Coproducción Centro Dramático Nacional y LAZONA

Colabora: Fundación Universia, Plena inclusión Madrid, 33% Cultura sin límites y Fundación ONCE

Duración: 1 hora aprox.

Fechas y horarios: Del 13 de octubre al 12 noviembre de 2017 en el  TEATRO MARÍA GUERRERO

 


CÁSCARAS VACÍAS de Magda Labarga y Laila Ripoll
5 100% 1 vote

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies