A CHORUS LINE, el musical

SOKA (Trilogía contra el abuso) Teatro Fernán Gómez
SOKA (Trilogía contra el abuso) Teatro Fernán Gómez
18 julio, 2019
ANTÍGONA en los Teatros del Canal
ANTÍGONA en los Teatros del Canal
19 julio, 2019
A CHORUS LINE, el musical

Antonio Banderas, Teatro del Soho CaixaBank y John Breglio

presenta

A CHORUS LINE, el musical

Esta producción, que se estrenará en Málaga, será un revival de la producción original de Broadway de 1975. Posteriormente hará gira por España en el 2020 (Barcelona, Madrid, Bilbao y muchas más ciudades)

 

Estamos en un teatro de Broadway a mediados de los años 70. El espectáculo empieza en medio de una audición para una nueva producción musical. El director, Zach, y su asistente, Larry, ponen a prueba a los candidatos. Diecisiete de ellos disputan la ronda eliminatoria: Mike, Bobby, Sheila, Bebe, Maggie, Kristine, Al, Mark, Connie, Diana, Don, Judy, Richie, Greg, Cassie, Val y Paul. Pero aún queda lo más difícil: Zach busca un coro potente formado por cuatro chicos y cuatro chicas, y antes de tomar la decisión final quiere saber más sobre los candidatos. Así pues, les pide que se presenten y hablen sobre sí mismos. Con cierta reticencia, todos acabarán hablando sobre su pasado. A través de los números musicales iremos conociendo sus sueños y secretos mejor guardadoshasta llegar al número culminanteOne, donde las personalidad individuales de los bailarines se fundirán en una  identidad nueva y colectiva, la del Coro, constituyendo una compañía que no parece tener fin.

Una excepción: en España se «añadirá» un personaje que en Broadway existía, de forma omnipresente, pero no física. El director del casting, un estricto coreógrafo a la búsqueda de bailarines. Personaje al que pusimos cara en la versión cinematográfica (Michael Douglas), y que en España será interpretado por Antonio Banderas.

 

 

En cine y televisión se le llama casting. En teatro y danza, audiciones. Y en ellas están depositados no sólo los sueños de cientos de artistas sino sus posibilidades de sustento. Miedo, ansiedad, frustración, nervios, felicidad, confianza, inseguridad… esos son los personajes centrales de toda audición, en la que cada postulante en forma individual o en grupos pasa a demostrar su talento en su estado más frágil frente a una mesa de creativos examinadores. Según sea una obra de texto o un musical, en esa mesa están el director, el coreógrafo, el director musical, el arreglador vocal, uno o dos productores y asistentes. Y aunque más fuertes, también ellos están ansiosos por encontrar al elenco soñado, sujetos a la posibilidad de error o triunfo.

En definitiva, el momento de una audición podría ser aterrador pero, a su vez, puede abrir la puerta de la oportunidad, y de mucho más también.

El musical batió records en Broadway: en 6137 funciones a lo largo de 15 años, 457 actores desfilaron por las ocho compañías que lo representaban. Generó más de 40 millones de dólares de ganancias.

La escena es más o menos así. El artista se presenta a la cita, que puede ser en el mismo teatro donde se estrenará el espectáculo o en alguna sala de ensayo. Y es probable que, cuando llegue, se encuentre con muchos otros colegas que aspiran al mismo trabajo, a la misma oportunidad. Depende de las dimensiones de la propuesta, posiblemente haya una cola de una cuadra o simplemente haya un grupo de talentos ante los cuales, el o la aspirante se sienta del tamaño de un ratón. Luego le darán un número y, si le va bien, probablemente tenga que regresar otro día para probarse una vez más, y otro, y otro, y otro… hasta que llegue el angustiante momento de la selección final.

Esa situación, multiplicada, es la que representa una obra que dio la vuelta al mundo y refleja como ninguna otra las vicisitudes, particularmente, del bailarín de teatro musical: A Chorus Line. Este maravilloso trabajo del coreógrafo estadounidense Michael Bennett batió récords en Broadway: en 6137 funciones a lo largo de 15 años, 457 actores desfilaron por las ocho compañías que lo representaban, generando más de 40 millones de dólares en ganancias. Durante mucho tiempo fue el musical más longevo de la escena teatral de Nueva York, hasta que fue vencida por Cats, en 1997 y, actualmente, El fantasma de la Ópera. En 1974, Bennett grabó las experiencias de un grupo de aspitantes a diversas obras de Broadway, les compró los derechos de esas historias y convenció a Joseph Papp –de una asociación de teatro sin fines de lucro– para que financie un taller donde se pudieran desarrollar esas historias en forma de musical. De ahí surgió este espectáculo sin estrellas, sin escenografía y casi sin argumento.

Uno de los bailarines que prestó sus anécdotas fue el autor Nicholas Dante. Inspiró al personaje de Paul, puerto riqueño que debutó en un show de drag-queens. James Kirkwood, un novelista, dramaturgo y ex actor, se encargó de condensar el material y dramatizarlo. Por su parte, un ejecutivo de Columbia Records: Edward Kleban fue el autor de las letras, en su debut en Broadway, al igual que el compositor Marvin Hamlisch (ganador de dos Oscar). Se estrenó el 15 de abril de 1975, en la pequeña sala del Public Theatre, de Nueva York, donde se cansaron de agotar localidades. Poco más de dos meses después se trasladó al Shubert, de Broadway. Luego de obtener críticas espectaculares, la obra se ganó todos los premios: el Pulitzer, el New York Drama Critics Award y nueve Tony. Para el mundo teatral significó muchísimo: que los «don nadies» del teatro pudieran triunfar entre los «pesos pesados». También pasó a la pantalla grande de la mano de Richard Attenborough, como director, y Michael Douglas, como protagonista.

 

A CHORUS LINE, el musical

Equipo artístico

Una producción de Antonio Banderas, Teatro del Soho CaixaBank y John Breglio

Concepción, dirección y coreografía original: Michael Bennett

Libreto: James Kirkwood y Nicholas Dante

Música:  Marvin Hamlisch                   

Letras: Edward Kleban

Cocoreografía: Bob Avian

Reposición de la dirección y coreografía originales: Baayork Lee

Codirección: Antonio Banderas

Dirección musical: Arturo Díez Boscovich

Traducción del libreto:  Ignacio García May

Traducción de las letras:  Roser Batalla

Escenografía: Robin Wagner

Vestuario: Theoni V. Aldrege

Iluminación original: Tharon Musser

Adaptación de la iluminación: Carlos Torrijos

Sonido: Francisco Manuel Rubio López

Supervisor musical: Joey Chancey

Orquestaciones: Jonathan Tunick, Bill Byers y Hershy Kay

Director asociado: Luis Villabon

Coreógrafo asociado: Matthew Couvillon

Director de producción y casting: Marc Montserrat-Drukker

Adjunta a la producción: Sol Blasi

Director de producción técnica: Francisco Grand

Elenco:

Laura Conforte, Martin Ruiz, Sofía Pachano, Gustavo Wons, Mariú Fernández, Jesssica Abouchain, Mariana Barcia, Evelyn Basile, Nicolás Di Pace, Emiliano Oberndorfer, Juan Martin Delgado, Matias Prieto Peccia, Juanjo Marco, Melenik Cambiasso, Clara Lanzani, Martina Loyato y Nico Repetto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies