TEATRO ESPAÑOL

 

Del 1 al 26 de junio

El 1 de junio llega al Teatro Español SOFÍA. Un monólogo escrito y dirigido por Ignacio García May, y protagonizado por Victoria Salvador.

NOTA DEL AUTOR

SOFIA es un monólogo de unos 65 minutos de duración en torno a la figura de la reina de España (Me niego a utilizar esa espantosa pedantería de “reina emérita”). La historia sucede el día de la muerte de Juan Carlos I. Conmocionada por la noticia, doña Sofía emprende un viaje a través de recuerdos desordenados, y acaso inciertos, en busca de su propia identidad.

Me resulta particularmente difícil explicar esta obra; puedo, sin embargo, aclarar lo que NO es. No es la Wikipedia, no es El Hola, no es El Jueves. Es decir: aunque se narran algunos episodios de la biografía de la reina, en ningún caso se pretende hacerlo de forma exhaustiva y documental; aunque se reconoce la importancia de doña Sofía como referente de la crónica social española, no nos encharcamos en los cotilleos ni en el sentimentalismo barato; aunque hay humor en el relato, he huido muy conscientemente de esa afición por el chiste de trazo grueso que parece presidir todo acercamiento a los personajes de la Familia Real.

Esta es una obra de teatro. No actúo como historiador, ni como periodista, ni como politólogo. No soy monárquico, pero tampoco es una cuestión que me preocupe particularmente. Creo, más o menos, en eso que Luis María Ansón suele decir: si la monarquía es como la de Noruega, o la república como la de Francia, me vale cualquiera de las dos. Mi retrato de Sofía no pretende satisfacer a todos. Lo que he buscado es lo que algunos dramaturgos más sabios que yo hicieron en circunstancias similares: utilizar a un personaje histórico para reflexionar sobre cuestiones que están por encima de lo temporal.

La acción tiene lugar en un único escenario: un palacio fantasmal y a medio desmantelar. No se trata de un lugar real, sino del Palacio de la Memoria de Sofía, por cuyos pasillos deambula en busca de los recuerdos almacenados. Este referente renacentista está en el origen mismo de la obra y explicita lo que seguramente sea el tema principal de la misma, incluso por encima del aspecto puramente biográfico: la memoria. Cuidado: no me refiero a la “memoria histórica”, concepto de moda que encuentro fraudulento (y tan pedante como el de “reina emérita”), sino la memoria, sin más; es decir, una construcción poética, caprichosa, en la que el dato y la emoción se confabulan para construir una realidad aparte, no necesariamente fiable pero tampoco por ello falsa. Este espacio mágico, a medio camino entre lo corpóreo y lo meramente lumínico, ha sido creado por Luis Perdiguero, al que me unen muchos años de afecto y trabajo en común, y con la colaboración inestimable de Vanesa Hernández.

La actriz que da vida a Sofía es Victoria Salvador. Me preguntan a menudo por qué la he elegido a ella, y la respuesta es extremadamente sencilla: se trata de una actriz excelente. Desde el principio he tenido claro que no buscaba ni el parecido físico ni el reclamo del habitual rostro televisivo (lo cual hubiera camuflado la relevancia del personaje) sino una cierta presencia, una cierta sensibilidad, una cierta autoridad en la voz (que tampoco aspira a recordar el, por lo demás, inimitable, acento de la reina). Todo ello está en Victoria.

El vestuario de la función ha sido diseñado por Almudena R. Huertas, que también es compañera de muchas aventuras teatrales desde hace años. Hemos intentado reflejar no la literalidad de la apariencia de Sofía, sino sus rasgos esenciales, los colores que suele utilizar, su afición a las pulseras y otros objetos de tipo personal.

De mi ayudante de dirección, Javier Sahuquillo, me gusta recordar que es dramaturgo y director por derecho propio. Su aportación a las correcciones del texto y a la propia puesta en escena va mucho más allá de lo que corresponde a la obligación.

Este espectáculo nace de una conversación con Juan Carlos Pérez de la Fuente, para quien poner sobre la escena a un personaje como éste suponía pulverizar una vieja y mohosa frontera del teatro español, habitualmente acobardado ante la idea de tratar nuestra historia moderna. A él se lo dedico, por su confianza, por su talento, y por una amistad que dura ya treinta años.

Ignacio García May

 

FICHA

Autor y director   Ignacio García May
Iluminación y escenografía Luis Perdiguero
Figurinista  Almudena Rodríguez Huertas.
Fotos   Sergio Parra
Ayte escenografía  Vanesa Hernández
Ayudante de dirección  Javier Sahuquillo

Reparto Victoria Salvador
Voces en off: José Luis Patiño, Alba Recondo y Víctor Sáinz Ramírez

Una producción del Teatro ESPAÑOL

Fechas y horarios: Del 1 al 26 de junio
De martes a domingos a las 20:30h. en el TEATRO ESPAÑOL

 

COMPRAR ENTRADA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR